sábado, 10 de abril de 2010

SOBRE EL ARTICULO DE VICENTE VERDÚ



Este texto es el contenido de una carta enviada a fecha de hoy al diario El País.
Quienes habéis leido mis anteriores entradas ya estáis bien informados/as de lo que se está escribiendo para desacreditar la actual política de género.Cuando no es neomachismo, es del viejo y residual, como en este caso, y siempre en boca de ilustres colaboradores de la prensa.
Tal vez Verdú empieza a estar justamente pasado y olvidado y quiere polemizar para llamar la atención con las simplezas de su artículo. No le queda ya nada mejor con qué hacerlo.
Esta vez, harta de hacer artículos y enviarlos allá o acá, he mandado mi protesta en forma de carta,aunque sin esperanza de que la publiquen.Pero al convertirla en entrada, mis seguidores/as del blog tendrán conocimiento de lo que está sucediendo.
---------------
La página 43 de El País del sábado 10 de abril la encabezan un artículo de Vicente Verdú y la crónica de dos episodios más de violencia de género que añadir a los producidos en Semana Santa, que junto a los anteriores de este año parece que suman, en lo que va de año dieciocho.
Ante esta terca y dura realidad, que condensa todas las injusticias vividas por las mujeres, resulta paradójico y deprimente que, el Señor Verdú, quiera hacer una chanza utilizando los calzoncillos para desacreditar la política de género del Presidente del Gobierno y de la Ministra de Igualdad, con argumentos tan endebles y cutres como denominar enfermizo al feminismo del señor Zapatero, y considerar el nombre de pila y el apellido familiar de la Ministra como propios de una marca cosmética.
Me daría igual quienes fuesen estas autoridades y el partido al que perteneciesen a la hora de considerar una frivolidad y un insulto esas y otras apreciaciones del señor Verdú: me siento ofendida como mujer y como ciudadana, no por la discrepancia de opinión con el autor, sino por el tono y el contenido equívoco de su artículo, del que se desprende que corregir la injusticia de trato a las mujeres genera injusticia para los hombres, que incluir a las mujeres en el lenguaje, les borra a ellos del mismo, y que perseguir la violencia de género les difama familiarmente y les envilece.Difama y envilece a los maltratadores y asesinos, no a los hombres decentes.
Y no sigo enumerando perlas, me remito a la última que escribe: "la Ministra y sus afines es probable que no entiendan el sentido común de mi artículo". Eso afirma el autor que demuestra personalmente tan poco.
Pero ya me voy acostumbrando a leer en este periódico artículos de gente muy conocida que considera, dicho de un modo u otro, a las mujeres escasas de neuronas.
Ourense 10 de abril de 2010.

2 comentarios:

David Carrascosa dijo...

El otro día oí decir a la Ministra que ella sabái que estas cosas, estas críticas, pasarían; en el fondo ella simboliza todo aquello que la derechas y los estratos más conservadores de esta sociedad repudian.

Hagamos fuerza entre todos.

Saludos

Maria Jesus dijo...

Pues no sé si pasaran estas,pero arreciarán otras.Porque si ves la serie de artículos a los que he dado respuesta podrás deducir que hay una actuación muy continuada y consciente en contra.Y hay que atreverse a responder cada uno/a desde donde y donde pueda.Bicos.