sábado, 8 de octubre de 2011

A PROPÓSITO DE UN LIBRO (El País de las mujeres de Gioconda Belli)



Las mujeres están tan hastiadas de tocar cada día una realidad creada y manejada por la cultura machista, que se rebelan y organizan para llegar democráticamente al poder y establecer un gobierno hembrista. Y digo hembrista consciente de que no quiero decir feminista, porque ambas palabras no significan lo mismo.
El hecho ocurre en un pequeño país centroamericano, cuyas dimensiones permiten una relación muy cercana, como de vecinos/as de barrio, entre la ciudadanía y sus gobernantes.
Y aunque este gobierno atípico lo hace, a veces, con renglones torcidos, acaba escribiendo derecho; lo que les permite, incluso, establecer acuerdos con las mujeres conservadoras, pese a ser un denominado Partido de la Izquierda Erótica.
Esta ficción utópica da pie a un libro original y personalísimo de Gioconda Belli. Un libro de aparente lectura fácil, pero de aceptación difícil sino se repara en el gran sentido del humor y la intencionalidad de la autora, que posee un profundo conocimiento de las pequeñas y grandes dificultades que la sociedad, todavía, presenta a las mujeres que buscan su plena inserción en ella.
La novela invita a la reflexión y a la sonrisa. Dos fenómenos que no tienen porque ir disociados.
Una obra que requiere apertura hacia la novedad literaria, y también una interiorización del compromiso con la defensa de la Igualdad de la Mujer, que permitan entrar en el juego de ficción conscientes de él y sin prejuicios.
Escrita en una prosa clara y precisa, con un lenguaje rico y expresivo incluso en los modismos locales, algunos párrafos sorprenden gratamente por la capacidad de transmitir en pocas líneas todos los matices de una situación. En otros, deja asomar un cierto lirismo que manifiesta la capacidad de la autora para la belleza formal.
No soy, ni quisiera ser, crítica literaria. Solo pretendo comentar, cuando me place, mis opiniones de lectora que también escribe.
Añado que, otros libros, de los últimos leídos, pueden haberme complacido más, bien porque me han conmovido o por mayor cercanía a mi sensibilidad literaria. Pero ha sido muy enriquecedor para mí leer El País de las Mujeres, y más en este momento de convulsión social y política, donde la corrupción, la ambición desmedida y la falta de escrúpulos, sumadas al desgobierno de los poderosos, tienen sumido en un caos a gran parte del mundo.
Emociona ver como Gioconda Belli, en su parodia de gobierno femenino, pone de relieve la visión que tienen las mujeres de los problemas comunes. Su particular forma de afrontarlos, con imaginación y sentido práctico.
La autora hace una llamada al empoderamiento de las mujeres, como única forma de enriquecer la acción política, además de fomentar el equilibrio de sexos, que es la mejor forma de perfeccionar la democracia. Y esto ya no es solo utopía en la mente de la novelista. Porque, mientras tecleaba este artículo, se han producido hechos que me han inclinado a modificar su final. A incluir una nota de optimismo: los pensamientos expresados empiezan a ser comprendidos en el mundo. Empiezan a calar hondo en importantes sectores de la sociedad. Prueba de ello es que tres mujeres se han hecho merecedoras del premio Nóbel de la paz por su actividad política, social y cultural
El Comité del Nóbel ha manifestado que, en estas tres mujeres, han querido reconocer la contribución que, todas las del mundo, prestan en los procesos de paz y reconciliación. Y es que, no sucede solo en el libro de Belli. La llegada al poder de las mujeres, allí donde se produce de forma real, transforma positivamente el entorno.

6 comentarios:

Las gafas rojas dijo...

Gracias María Jesús; lo busco, y me lo leo. Tiene buena pinta. La de camino que nos queda por recorrer...

Maria Jesus dijo...

Muchas gracias.Un abrazo

MARIA MARRODAN GIRONES dijo...

Muy buen artículo, como todo lo que escoges o escribes.
A ver si con estos nobel, se hace más caso a la voz, ideas, sentimientos,.. de las nujeres y de la humanidad.
Enhorabuena,Marisu .
Por cierto, te eché mucho en falta en Madrid. creí que te iba a ver.
Besitos

Carmen Barrios dijo...

Hola guapa, gracias por descubrirme una nueva autora. El libro tiene buena pinta,lo buscaré. En cuanto a lo del Nobel, desde luego se van dando pasitos...a mi juicio pequeños, pero pasitos al fin. Digo pequeños porque a la vez que se reconoce la labor de estas mujeres, la igualdad ahora con la crisis está en retroceso. Incluso en los países avanzados de europa se están aplicando recortes en las políticas de igualdad. Para las elites neoliberales gobernantes son caras. Recomiendo un libro sobre este asunto titulado "Desiguales" de Lina Gálvez y Juan Torres López. Solo nos queda seguir y seguir reclamando y reivindicando... no nos rendimos, besitos, Carmen

Maria Jesus dijo...

Tienes razón Carmen, justamente aludo a ello, de algún modo, en la penúltima en penúltima entrada de mi blog.
Y ya tengo noticias de ese libro,que me parece bien que lo publiquen personas que tienen un cierto eco.Las demás nos hartamos de decirlo pero llega a pocos oídos.También es un gusto que se sumen a este discurso voces masculinas.Juan Torres es de los que siempre están en ello.
Gracias por tu comentario.
Gracias también a María José, que no sé como multiplica el tiempo.

marga dijo...

Muchas gracias. Mañana mismo buscaré el libro y si lo encuentro lo compro ya!
Tengo un recuerdo entrañable y precioso de una amiga que hace años me regaló "La mujer habitada".
"Mi intima multitud" es premio internacinal de poesia.
Un lujo de mujer en todos los sentidos.
Un abrazo.
Marga