viernes, 25 de noviembre de 2016

El COLLAR DESCUBIERTO

                                                                                                                                                La primera vez que vi las huellas físicas del maltrato quedaron marcadas a fuego en mis recuerdos. Hay tantas realidades de las que se habla, incluso sobre las que se trabaja, que están a distancia y  provocan gran indignación intelectual. Pero cuando ves la señal en el cuello de la soga del maltrato en una mujer, ya no puedes abandonar nunca la lucha contra la violencia, aunque flaquees y te asalten las dudas sobre el valor de tu esfuerzo. El collar descubierto es una trilogía que surgió en mi combate por la Igualdad y que fue leída por primera vez en Madrid con motivo de una jornada contra la Violencia de Género.
Han pasado los años y el problema no decrece. Por eso hoy 25 de noviembre de 2016, Día contra la Violencia de Género, reproduzco en este blog el primer poema de la mencionada trilogía El Collar descubierto, que forma parte de mi libro de poemas AL HILO DE LOS DIAS (Finisterraediciones. com) recientemente publicado.
                             
                                       EL COLLAR DESCUBIERTO

-1- Dudas...

Estrujo con manos nerviosas
las cuartillas estériles
olvidando propuestas imposibles,
planes que no hallan eco.
Mis fuerzas son débiles
frente a viejos y arraigados esquemas.
¡Estoy tan cansada!
Me siento muy sola en esta oficina
decorada con tristes carteles
que reflejan mujeres vencidas.
Representan un modelo agotado,
      según ciertas proclamas.
¿Estoy luchando con fantasmas?
¡Me asaltan las dudas!
Revolotean sin control mis ideas
en la penumbra de esta oficina
en torno a diversas figuras
de mujeres vencidas.
Parecen tender sus manos
pidiendo ayuda.
     ¡Me siento abrumada!
     Mi pena e impotencia, mi rabia
      mi lucha denodada...
¿Es pura inercia?
¿Añoranza de tiempos caducos?
¿Afán de supervivencia?
¡Estoy muy confusa!
Rezagada en horas tardías
en este refugio de mujeres vencidas.

                                -------------------------------------

martes, 25 de octubre de 2016

AL HILO DE LOS DÍAS






Primero fue la poesía, después llegaron los cuentos. Pero con la juventud los sueños empezaron a plasmarse en la vida de cada día y abandonaron las hojas de los cuadernos del colegio y las prioridades del ocio. La Poesía cayó en el olvido y la prosa sufrió un aplazamiento. Pero el juego de las imágenes y la musicalidad de las palabras asomaban en cualquier escrito sesudo y serio, haciéndole guiños a la fantasía, pronto ahuyentada para que no estorbase la severidad de algún documento. Este largo periodo de tentaciones y miedos y pereza se acabó hace más dos décadas, con la vuelta a la actividad creativa. Me sumergí otra vez en aquel lejano mundo fabulador, sobreponiéndome a las jugarretas de un tiempo traicionero. Pero la Poesía no se asomó en principio a esta nueva vida. Y cuando lo hizo, se mostró velada y tímida en una narrativa que no quería prescindir de ella. Siempre había amado los versos, libres o encorsetados en clásicas estrofas. Pero siempre plenos de musicalidad, de ritmo, de imágenes y contenido que llegaba a al corazón alegrando al mismo tiempo los oídos. Pero aquella poesía se mudó de traje. Se vistió a la moda y tomó las formas de unos tiempos que también desnudaron la prosa. Y me sentí lejana de las nuevas tendencias tal vez porque otras habían dejado en mi visión estética demasiadas huellas. Dejaron de conmoverme las palabras simples pero engarzadas en mensajes cifrados para expertos. Explicados en teorías demasiado complejas que estorbaban mi búsqueda de un placer inmediato: me alejé de los versos. Aunque algunos aparecieron, tímidos, a la hora de elaborar unas introducciones a los relatos de mi primer libro. Después se retiraron a sus viejos cuarteles y pasaron unos años. Mientras esperaba la publicación de mi segundo libro de Narrativa, una tarde emotiva reaparecieron, y pese a mi resistencia, van y vienen y fluyen de modo intermitente. Y aunque no me convencen, he optado por darle a mi vocación poética una oportunidad. Así ha nacido este poemario sin decidir todavía si se convertiría o no en un libro. Ha ido creciendo despacio y su contenido es serio casi siempre... excepto los versos con que he abierto la entrada, fruto de un relato escuchado y lleno de buen humor. Con él que quiero desear a quien lo lea que inicie el proceso con una sonrisa y que no la pierda aunque se emocione a lo largo de sus páginas.
                                      ---------------
Esta es la introducción de mi último libro. Un poemario titulado AL HILO DE LOS DÍAS, presentado en un maravilloso recital celebrado en Sanxenxo en agosto de 2016, dentro de la programación VERÁN LITERARIO que organiza cada verano la librería NÓS  de esta localidad.
Si les gusta la poesía podrán encontrarlo a través de Internet en la editorial finisterraediciones.com.


sábado, 7 de noviembre de 2015

VIOLENCIA DE GÉNERO SOLAPADA:CASO BALTAR

Estos días la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de Ourense no salen de su estupor y de su bochorno. El asunto no es para menos, porque una de sus relevantes figuras políticas locales aparece implicada en un vergonzoso suceso.
Según la denuncia, acompañada de irrefutables grabaciones, presentada por una mujer, el actual Presidente de la Diputación le habría prometido trabajo a cambio de sexo. Las relaciones parece que tuvieron lugar en un conocido hotel de la ciudad pero el político no cumplió su promesa.
La práctica de colocaciones a dedo fue generalizada ya en la etapa precedente del mandato de Manuel Baltar, cuando al frente de la Institución estaba su padre, actualmente procesado, pero el hijo ha ido más allá porque no solo pidió votos a cambio de colocaciones, sino al parecer favores sexuales.
El caso ha despertado la indignación de la gente decente de Ourense, harta del mangoneo en la ciudad por una familia que lleva décadas practicando sin sonrojo la compra de voluntades, manejando los fondos públicos gracias a los votos cautivos de vecinos y vecinas de quienes, también, nos duele la falta de escrúpulos o la necesidad que les pone en situación de sometimiento.
Sin duda el más indigno de los comportamientos de estos políticos es el comercio sexual a cambio de trabajo, en el que presuntamente aparece implicado el hijo. Esta práctica envilece a quienes participan en ella, pero sobre todo a quien abusa de su influencia o de su poder.
No disculpamos la actitud de la demandante, pero desconocemos sus circunstancias, que pueden ser tan graves como las que empujan a muchas mujeres a otras formas de prostitución. Pero lo verdaderamente bochornoso es que un representante político de parte de la ciudadanía, que debería dar ejemplo de limpieza, se enfangue no solo en el comercio sexual sino también en el engaño. Porque esto último, el que no haya cumplido lo prometido, no le exculpa como parece que alega en su defensa, sino que agrava su conducta convirtiéndolo en un timador.
La única salida medio decente de este escándalo para Manuel Baltar sería la renuncia a su cargo, hecho que no solo no ha practicado él, sino que ha contado en su decisión con todo el apoyo de su grupo político, lo que evidencia la catadura moral de quienes gobiernan la Diputación de la provincia ourensana y parte de sus municipios, que no solo no dieron la cara en el Pleno en que toda la oposición pidió la renuncia de su Presidente, sino que tacharon a los otros grupos políticos de miserables por pedirle cuentas.
Los muchos ourensanos que en una libre opción democrática no votaron a Baltar tienen derecho a ser respetados tanto por él como por el Partido Popular que le apoya. Y han demostrado no tenerlo, no solo en el comportamiento con la vecina humillada sino también con la no comparecencia en el Pleno donde El Presidente tenía que haber rendido cuentas de su conducta, que es a fin de cuentas un grado más del asqueroso nepotismo que Ourense lleva sufriendo de los Baltar. Un grado que puede considerarse una forma de acoso que es a su vez una manifestación de violencia de género solapada, la acción ejercida por el poderoso sobre una mujer en situación de mayor debilidad.


http://www.eldiario.es/temas/caso_baltar/

martes, 15 de septiembre de 2015

TOMATES EN LA PLAYA DE SILGAR


Llueve y llueve en Sanxenxo. Parece que ha llegado el invierno cuando hace dos días me paseaba por la playa. Ahora estoy encerrada en casa y la lluvia me oculta el mar. Ese trocito de mar que se ve desde mis ventanas por el que cruzan con frecuencia pequeños veleros y de vez en cuando yates o cargueros repletos de contenedores. Un mar que, desde mi punto de mira, se ve plateado y bañando la falda de las montes que se elevan al otro lado de la Ría. Mi vista cotidiana, la que cada despertar me levanta el ánimo. Pero hoy solo aprecio una cortina persistente de agua que llena de múltiples gotas mis cristaleras y las hace parecer cuajadas de brillantes. Lo único que me permiten ver son los árboles cercanos. El viento los azota y se balancean incansables, sus copas se aproximan como si quisieran abrazarse y transmitirse fortaleza o bailar acompasadas una danza que les permita resistir la acometida sin quebrarse.
 Mientras observo el bosque pienso en la soledad de la tomatera de la playa. O la tomatera de Chús, mi amiga y tocaya. ¿Resistirá la acometida del temporal? ¿Seguirán los tomates en sus ramas cuando cese la Ciclogénesis que se dice está produciéndose?
  Os preguntaréis de qué estoy hablando, pero os aseguro que mi discurso no es inconexo ni mis palabras son fruto de ningún delirio. Por extraño que parezca ha crecido una tomatera en la playa de Silgar. No sé si nació allí fruto de alguna semilla, o si se precipito por la baranda del paseo ya en forma de pequeña planta y sus raíces se agarraron a la arena. Lo cierto es que encontró una protectora, que al verla débil y recién nacida se dedicó a cuidarla con mimo y consiguió primero que floreciera, después que fructificara  en hermosos y ecológicos tomates.
 Chús dice que  quiso que la planta pudiera completar su ciclo vital. Pero yo creo que no quiso que muriera, aunque tal vez todo es lo mismo. Pero con el matiz de ternura que mi apreciación implica. Un acto de ternura hacia un elemento de la naturaleza.
 Mi amiga cuidó la tomatera. Le hizo una parcelita protegida con piedras recogidas en la playa. Sujetó sus ramas con varillas y trozos de cuerdas arrastradas por las olas y todos los días la regó.
 La planta, ya adulta, se convirtió en la noticia curiosa de las jornadas playeras de Silgar aumentando la popularidad de su cuidadora, que incluso fue noticia en la prensa de Galicia. Pero es que la cuidadora es una persona muy singular. Yo le llamo “la alegría de la playa” por su sonrisa permanente, sus rubios y rizados cabellos, el alegre y hermoso colorido de su vestimenta, y el optimismo que irradian sus ojos azul marino. El mismo color de las aguas del mar en Mallorca.
 Chús ha sido un descubrimiento personal  anterior a la tomatera. Es una de mis lectoras, y amante como yo de las aguas y arenas de Silgar. Cada vez que nos encontramos se genera una corriente de comunicación alegre y cariñosa. Cada vez es más grato nuestro trato veraniego.
  Ahora que la temporada de playa toca a su fin, nos iremos en direcciones distintas llevándonos un grato recuerdo mutuo… y la preocupación por la tomatera, que se quedará sin su cuidadora y a merced de las inclemencias del tiempo. Pero ha cumplido su ciclo. Y otro verano volverá y Silgar nos deparará nuevas sorpresas.
Sanxenxo, 15, del 9 de 2015.    

   

lunes, 6 de julio de 2015

EL MESTER DE VANDALÍA. Nuevo número





El pasado 13 de junio se presentó en el Ateneo de Madrid un nuevo número de la revista poética EL MESTER DE VANDALÍA:
Una publicación surgida hace unos años, al amparo de un grupo de poetas rebeldes frente a muchas de las normas establecidas, de las que acarrean dolor e injusticia en la vida, ante las que se rebelan a través de sus poemas, y de las que coartan la creación poético- literaria y toda producción artística.
Cada revista es en sí una obra de arte. Ninguna edición repite el formato anterior, e incluso hay diferencias entre cada ejemplar, cuyas portadas han sido cuidadosamente elegidas y elaboradas, y sus páginas desbordantes de hermosas poesías y de magníficas y originales ilustraciones.
Esta publicación es única en nuestro país y se hace en un rincón de España al norte de África: en Ceuta, gracias al entusiasmo y el esfuerzo de un grupo de vándalos encabezados por MARÍA JESÚS FUENTES, su alma mater. Una profesora de Lengua española y Literatura, novelista y poeta, que va recogiendo de cada rincón de nuestra patria las mejores muestras de la producción poética que mejor refleja el espíritu de la Vandalía.
En este ejemplar se incluyen cuatro suspiros poéticos míos, recogidos íntegramente en uno más hondo. Con ello paso a formar parte de un modo más formal-dentro de su informalidad- de este grupo vándalo en el que ya me sentía afectivamente incluida. Mi aportación poética al Mester de Vandalía se titula FANTASMAS DE INCENDIO. En sus versos se refleja el dolor que provocan en mi alma las llamas que periódicamente arrasan mi tierra: Galicia.
Es un placer coincidir una vez más en una publicación colectiva de poesía con mi tocaya María Jesús Fuentes, malagueña, poeta de espíritu exquisito, alma sensible donde las haya. ¡Qué maravilla encontrarse con estas personas en estos tiempos! Y compartir tarea e inquietudes y sentimientos: un lujo.   



miércoles, 15 de abril de 2015

MIRADA ATRÁS

                               



Cogidos de la mano tejimos nuestros sueños
compartiendo ilusiones, compartiendo desvelos
hicimos largas rutas sin rastros de fatiga.
Fuimos logrando metas, fuimos llegando a puertos,
derrochando esperanzas también perdimos fuerzas,
se frustraron proyectos cargados de quimeras.
La senda recorrida no fue un camino llano
ni una acera de sombras, ni una firme calzada
alfombrada de pétalos de rosas perfumadas.
El suelo era difícil, sembrado de guijarros
con espinos y zarzas brotando en ambos lados.
Tuvimos que esquivarlos hiriéndonos las manos
mezclando nuestras sangres en ritual abrazo.
El tiempo de los sueños se perdió caminando
por aceras desiertas y senderos del campo.
El tiempo de los sueños se esfumó en veloz vuelo
sin lograr en su huida desunir nuestros dedos.

miércoles, 4 de marzo de 2015

LA CONSPIRACIÓN DE LAS LECTORAS



      Marzo de 2015
Nos gustaría, en este marzo de 2015, poder hablar de algo que no fuese el maltrato o la discriminación de las mujeres, por citar sólo dos de los muchos problemas de género, que pese a la lucha de los últimos años, y pese a los muchos logros conseguidos, seguimos padeciendo. Pero es inevitable, aunque queramos hablar en positivo, ser un tanto recurrente al menos en el inicio, y recordar que ahora mismo las mujeres siguen teniendo problemas de identidad: el debate sin fin entre racionalidad y sentimiento. Problemas laborales: de salario y de techo, de conciliación de la vida laboral y familiar, cuyas cargas siguen asumiendo solas en gran medida. Y finalmente problemas de violencia intrafamiliar o especifica de género.
 Todo lo dicho sigue, desafortunadamente, siendo actual, y sobre ello, al menos estos días en relación con el 8 de marzo no dejará de hablarse.
 Pero también nos parece importante hacer hincapié en estas fechas en el esfuerzo que siguen haciendo solidariamente muchas mujeres por erradicar los problemas que aquejan a sus congéneres, objetivo que, de conseguirse, lograría un mundo y una sociedad mejores para toda la humanidad.
 Y estaría bien, al aludir a esta lucha, recordar a algunas de las pioneras que la iniciaron en tiempos muy difíciles, cuyo esfuerzo no es que se hubiera olvidado, es que apenas se ha conocido. Y por eso traemos a estas líneas a un grupo de brillantes mujeres que fundaron una asociación llamada Lyceum Club femenino, que según decía una de sus ilustres asociadas, Marìa Teresa de León “conspiraba para adelantar el reloj de España”.
 Los Lyceum existían en distintas ciudades de Europa. El primero se creó en Inglaterra y lo hizo una brillante sufragista en el año 1904.Después fueron apareciendo en París, Berlín, Roma o Ansterdam. Eran lugar de reuniones de mujeres que, entre otras cosas constituían grupos de presión para mejorar la situación jurídica de todas.
 En Madrid la asamblea constituyente del Lyceum se celebró en 1926, en uno de los locales de la Residencia de Señoritas que dirigía  María de Maeztu. Y los Estatutos copiaban literalmente los de la primera asociación inglesa.
 La Institución tenía una teoría educativa, consideraba que las fracturas sociales provocadas por el pensamiento político o religioso podían ser superadas mediante la educación.
Evidentemente el Lyceum tuvo una trayectoria corta y no fue acompañado del éxito. Con el tiempo, de forma inevitable, se fue politizando y aparecieron enfrentamientos. Finalmente dejó de funcionar con el estallido de la Guerra Civil. Cuando entraron las tropas franquistas en Madrid tomaron su sede, que acabó siendo lugar de reuniones de la Sección Femenina de Falange.
 Pero antes de su clausura el Lyceum sufrió muchas críticas. Sus socias fueron calificadas de liceómanas, ateas, excéntricas, desequilibradas e incluso de criminales. Es decir, que sufrieron la incomprensión y el menosprecio que siempre han acompañado, y todavía lo hacen en cierta medida, a las  mujeres que se implican en el trabajo de género.
 Entre aquellas mujeres que formaron parte de tan interesante proyecto cabe recordar a las ya mencionadas María Teresa de León y María de Maeztu, Maruja Mayo, Zenobia Camprubí, Clara Campoamor o María Lejárraga.
Asimismo queremos dejar constancia de un interesante libro en el que pueden encontrarse tanto la historia del Lyceum de Madrid, como la de aquel emergente mundo cultural anterior a la Guerra Civil, que quedó sepultado por ella.
 El libro mencionado se titula LA CONSPIRACIÓN DE LAS LECTORAS, y sus autores son, José Antonio Marina y María Teresa Rodriguez de Castro. Ha sido editado por Anagrama.
                                  María Jesús González.